Menú Cerrar

El proceso de nacer

El proceso de nacer

“De dónde venía yo cuando tú me encontraste? Preguntó la niña a su madre. Ella riendo y llorando
le respondió: “Tú estabas en mi corazón como un ansia, amor mío. Estabas en las muñecas de
juguete de mi infancia, estabas en todas mis esperanzas y en todos mis cariños. Tú has vivido en
mi vida y en la vida de mi madre. Tú fuiste viniendo siglo tras siglo en el sueño del espíritu inmortal
que rige nuestro hogar”
De El Principio. R. Tagore, 1913.

Donde comienza el principio
Pocos episodios de la naturaleza han de ser tan complejos y asombrosos como el entrecruzamiento de fenómenos sociales, psicológicos, emocionales y somáticos que preceden, influyen y acompañan el origen de una célula en su camino hacia un recién nacido humano. Un chispazo de vida, un encuentro azaroso, influido aún antes de su existencia y durante todo su devenir por factores inasibles en su totalidad por el conocimiento científico. Aunque los acontecimientos más espectaculares del crecimiento ocurren antes del nacimiento, no solemos prestar atención a aquello que no se devela como explícito. Sin embargo, no hay época tan crucial del desarrollo como esos nueve meses. En ningún otro período de la vida la supervivencia se encuentra tan amenazada ni el crecimiento es tan vertiginoso como en el período prenatal.

En Bali, el nacimiento de un niño es marcado por un ritual sagrado que magnifica la memoria de la vida intrauterina. También los Incas preservaban culturalmente este recuerdo respetando rituales en su honor, así como en China la edad de una persona incluye el tiempo en que se gestó. Los cambios parecieran ser esencialmente somáticos, sin embargo se acompañan de otros no menos importantes como los del comportamiento del ser en gestación y el desarrollo psicológico de los padres. La pareja humana aporta mucho más que cada mitad del material genético necesario para dar origen a una persona ya que todo ser humano crece con una fantasía de parentalidad que llegará o no más tarde a concretar.

El deseo de maternidad o paternidad así como la crianza, se alimentan de la potente fuerza que proviene del afán humano de vencer su propia finitud. Ese modo humano particular de ejercer el rol, influido por su propia historia, la calidad de los vínculos que lo sostuvieron, la cultura aportada por la trama familiar que lo albergó, así como las condiciones socioeconómicas que lo rodearon durante su vida, lo dotarán de determinadas características en su estilo y posibilidad de ser padre o madre, las cuales se entrecruzarán a su vez con las de su pareja.
Lo cierto es, que ni la historia ni la crianza de un ser humano comienzan en la sala de partos. Quizás en esto radique nuestra originalidad. Probablemente la ciencia nos depare en un futuro cada vez más cercano, la posibilidad de repetir a partir de una persona el programa genético capaz de “crear” un idéntico espécimen. ¿Podría en cambio, reproducir exactamente las circunstancias biopsicosociales e históricas que dan origen a un ser humano? Esta combinación tan compleja de fenómenos, nos obliga a un enfoque diferente que permita una conceptualización más abarcadora de los hechos humanos.
El encuentro “Hace falta mucho caos para dar a luz una estrella danzante”. A. Einstein. Cuando un espermatozoide y un óvulo se unen en la concepción, las inscripciones genéticas de ambos padres, representadas por más de mil millones de mensajes químicamente codificados, se combinan para dirigir el programa de crecimiento y desarrollo de una persona que será única. Esta herencia genética influirá sobre el resto de su vida, pero no será determinante por sí sola sino que interactuará irremediablemente con una interminable gama de factores ambientales: desde la salud psicofísica de la madre hasta las políticas económicas y sanitarias, desde las rutinas culturales hasta los acontecimientos únicos e imprevistos de cada individuo. La herencia y el ambiente, lejos de oponerse, se interrelacionan mutuamente regulando el desarrollo. Luego de que el espermatozoide penetra en el óvulo, ambos núcleos permanecen uno junto al otro sin unirse encerrados en la membrana ovular. Pocas horas más tarde, repentinamente fusionan, su material genético se combina y se forma un cigoto unicelular.
El cigoto inicia el desarrollo humano por los procesos de duplicación y división. Justo antes de que el cigoto se divida, todo el material genético combinado de ambos gametos se duplica formando dos conjuntos genéticos de instrucciones. Estos dos conjuntos se trasladan a extremos opuestos de la célula y ésta se divide limpiamente por el medio convirtiéndose así el cigoto en dos células que se dividen luego para convertirse en cuatro y así sucesivamente. Así, cada una de los aproximadamente 10 billones de células que constituyen un bebé al nacimiento, lleva una copia de las instrucciones genéticas heredadas por el cigoto unicelular en el momento de la concepción.

El Desarrollo Prenatal: del Cigoto al Recién Nacido: Este proceso se estudia en términos de tres grandes períodos:
• Período celular: el de las dos primeras semanas.
• Período embrionario de la tercera a la octava semana.
• Período fetal desde la novena semana hasta el nacimiento.

También se estudia por trimestres:
• Primer trimestre incluye el período celular: primeros catorce días, el embrionario:
de la tercera a la 8va semana y parte del periodo fetal: de la semana 9a a la semana 12.
• Segundo trimestre: los meses cuarto, quinto y sexto.
• Tercer trimestre: los meses séptimo, octavo y noveno.

El periodo celular: los primeros catorce días.
Pocas horas luego de la concepción el cigoto se desplaza por las trompas de Falopio hasta llegar al útero para comenzar un proceso de división y crecimiento celular. Por lo menos hasta la cuarta división cada una de las células es idéntica a la otra, pudiéndose convertir cada una de ellas en un ser humano completo.
Pronto aparece un tercer proceso, la diferenciación, que se añade a la simple duplicación y división. Según un calendario genético, diversas células comienzan a especializarse y a reproducirse a ritmos diferentes, respondiendo a su función programada. La primera diferenciación aparece al séptimo día de la concepción cuando las células que siguieron multiplicándose (ahora más de 100) se separan en dos grupos distintos: las exteriores, formando un círculo protector que se convertirá en la placenta, y las células del interior formando un núcleo que se convertirá en embrión.
La primera función de las células del exterior es lograr la implantación, pero ésta, dista mucho de ser automática, dado que se estima que el 58% de las concepciones naturales fracasan por una implantación inadecuada. Una vez conseguida la misma, ésta desencadena una serie de cambios hormonales en la mujer que detienen la menstruación, aumentan la irrigación mamaria y elevan ligeramente la temperatura corporal así como otros que ayudarán a desarrollar la nueva vida.
El éxito de la implantación marca el final del crecimiento más rápido y de la transición más peligrosa de toda la vida. Esta primera interacción que supone una dieta sana, recibir atención prenatal, y otros muchos cuidados, depende en parte, de la relación de la pareja, del nivel socioeconómico, de la edad de la madre, así como da la forma como se ha querido y planificado el embarazo.

El Período Embrionario: desde la tercera hasta la octava semana.
En este período algunas células forman el disco embrionario que consiste en tres capas. La capa externa, el ectodermo, se convertirá en la piel y el sistema nervioso. La capa intermedia, el mesodermo, se convertirá en músculos, huesos y los sistemas circulatorio, excretor y reproductor. La capa interna, el endodermo, se convertirá en los elementos de los sistemas digestivo y respiratorio. En tanto, el plegamiento del ectodermo inicia el desarrollo del tubo neural. Durante todo el período embrionario el desarrollo sigue en dos sentidos. Céfalo-caudal y próximo-distal. Así, se originan en primer lugar los órganos y partes del cuerpo más vitales, antes que las extremidades.

En la cuarta semana de la gestación se comienzan a formar la cabeza y los vasos sanguíneos. El primitivo corazón comienza a latir, por lo que el primer sistema funcionante es el cardiovascular. Al finalizar el primer mes ya están formados: ojos, oídos, nariz, boca y los brotes de ambos brazos y piernas, junto a un apéndice en forma de cola que se prolonga desde la espina dorsal. El embrión mide aproximadamente 5 mm de longitud y es aproximadamente 7000 veces el tamaño del cigoto que era 28 días antes.
Hacia la 5ta semana ya se diferencia el encéfalo en anterior, medio y posterior y comienza la formación de la médula espinal y de los nervios periféricos. El ritmo de crecimiento de los axones y dendritas y sus conexiones intersinpáticas es tan acelerado que hace que el Sistema Nervioso Central sea muy vulnerable a las influencias teratogénicas y a la hipoxia durante toda la gestación.
En el segundo mes, siguiendo la secuencia próximo distal, aparecen la parte superior de los brazos, antebrazos y dedos. Unos días después tendrán el mismo desarrollo los miembros inferiores, todos con el inicio de una estructura esquelética. Al final del segundo mes los dedos de las manos y los pies comienzan a separarse.
Ocho semanas después de la concepción el embrión pesa aproximadamente un gramo, y tiene una longitud de unos 2,5 cm. La cabeza se hace más redonda y los rasgos de la cara están completamente formados. El embrión tiene todos los órganos básicos formados excepto los sexuales y posee todas las características de un ser humano.

El período fetal: desde la novena semana hasta el nacimiento.
Durante el tercer mes se desarrollan los músculos y el cartílago comienza a ser sustituido por hueso. Todos los órganos principales completan su formación. Prosigue el desarrollo pulmonar con la subdivisión sucesiva de bronquios y bronquíolos así como la rotación del tubo digestivo en el abdomen.

En este período los órganos sexuales comienzan a adquirir rasgos reconocibles. La primera fase de su desarrollo había tenido lugar en la sexta semana, como gónada indiferente. Si el feto es masculino, el cromosoma Y envía una señal bioquímica que desencadena el desarrollo de los testículos hacia la semana siete y el resto de los órganos sexuales en el período fetal. Si el embrión es femenino esta señal no se produce y el feto desarrolla órganos femeninos a partir de la semana novena. Los genitales externos no están totalmente formados hasta después de la semana doce.
Finalizando el tercer mes el feto ya se puede mover, dar patadas, succionar su pulgar, fruncir el seño y cerrar sus ojos. Traga líquido amniótico, lo digiere y orina. Esta pequeña criatura asombrosamente activa que está completamente formada, incluso con sus huellas dactilares, pesa alrededor de 90gs con una estatura de 7,5 cm.

El Segundo Trimestre
Durante los meses cuarto, quinto y sexto, el feto empieza a formar pelo, cejas, pestañas y brotes dentarios. El latido cardíaco es mucho más fuerte y funcionan muy bien los sistemas digestivos y excretor. Como resultado del gran crecimiento el peso del feto se multiplica por 10, tanto que al finalizar este período progresó de 90 gramos a unos 870 gramos. El aumento de la masa corporal posibilita que la madre pueda percibir claramente los golpes de brazos y piernas. El cerebro progresa apreciablemente ya que aumenta 6 veces su tamaño y demuestra una madurez espectacular. La mielinización comienza hacia la mitad de la gestación y se prolonga durante el primero y segundo año de vida. El electroencefalograma muestra ya picos de actividad parecida al recién nacido. Este avance posibilita la progresiva maduración de funciones básicas como la respiración, esquemas del sueño y es uno de los factores críticos para alcanzar la viabilidad entre las semanas 20 y 26.
Entre las semanas 20 y 24 se forman los alvéolos primitivos y comienza la producción de agente tensioactivo (surfactante) por lo que antes de ese momento la ausencia de alvéolos hace imposible el intercambio gaseoso. Otro factor crucial para la misma es el peso. Un feto de 22 semanas y un peso de alrededor de 600 grs. en las mejores condiciones de atención tiene un 20% de posibilidades de supervivencia, y uno de 26 semanas con un peso de 900gs, un 80%.

El tercer Trimestre
Mientras el 1er trimestre es el período de construcción de las estructuras básicas y el segundo el de la maduración de los órganos esenciales que hacen posible la supervivencia, el tercero es el período de la maduración prenatal final. Un niño nacido al comienzo del mismo es una criatura diminuta que requiere de todos los cuidados, mientras que uno nacido al final es un recién nacido vigoroso preparado para crecer sano y fuerte en su casa, tomado la leche de su madre y sin la ayuda de expertos ni asistencia técnica.
Existen dos acontecimientos importantes en el aparato respiratorio y cardiovascular. En los últimos meses los pulmones comienzan a expandirse y se ejercitan los músculos de la respiración siendo el líquido amniótico un sustituto del aire. Las válvulas cardíacas maduran finalmente y el corazón está preparado para funcionar en forma autónoma. El desarrollo cerebral también es notable. Luego de las 29 semanas el cerebro raramente está completamente inactivo. A la semana 34 el cerebro revela claros ritmos de sueño y vigilia. Además, durante estos meses finales el feto aumenta claramente de tamaño y de 900 gramos pasa a unos 3400 al final del trimestre.
Gran parte de la adquisición de peso se debe a la acumulación de grasa corporal que actuará como capa protectora. El acopio de proteinas, hierro y calcio servirán para soportar los primeros días de vida cuando el flujo de leche de su madre no sea todavía suficiente. Así, hasta que llegue la fecha señalada, 38 semanas o 266 días luego de la concepción, cada semana de vida prenatal cuenta, ya que aumenta la posibilidad no sólo de supervivencia sino de una infancia saludable.

Desarrollo del Comportamiento Prenatal
El feto no es pasivo. Aletea, patea, da vueltas. La estimulación táctil provoca finos movimientos. Las primeras contracciones musculares aparecen alrededor de la 8va semana y son seguidas de flexión lateral. Hacia la mitad de la gestación la movilidad es similar a la de un recién nacido.
En la semana 14 inspira, escupe, traga y tiene hipo. Deglute líquido amniótico y almacena materia sólida en forma de meconio. También comienza a funcionar un sistema sensorial. El reflejo de prensión en la semana 17 y madura 10 semanas más tarde. En la semana 27 se abren los párpados y comienzan a funcionar los ojos percibiendo una suave iluminación rojiza a través del vientre de su madre.
La respuesta más importante al entorno se da con el oído. Se calman con un canto y patean si se asustan con un ruido intenso. Se calman cuando se los arrulla acercando el oído al corazón de su madre suponiéndose que los reconforta ya que están familiarizados. Parecieran además retener asociaciones con ruidos prenatales concretos. Se ha confirmado que los recién nacidos pueden reconocer sonidos escuchados en útero.
En los últimos meses desarrollan esquemas de sueño y vigilia que pueden persistir luego del nacimiento. Presentan diferentes estados de actividad: quiescente, con escasos movimientos oculares y poca variabilidad cardíaca; movimientos oculares continuos con brotes de actividad somática y aceleraciones cardíacas; movimientos continuos de los ojos y el cuerpo con taquicardia.
Las madres pueden percibir diferencias individuales del nivel de actividad fetal. Los movimientos aumentan tras los ruidos bruscos y disminuyen tras varias repeticiones. Esta capacidad constituye una forma de aprendizaje y es menor en los fetos con alteraciones neurológicas o con estrés físico. El comportamiento fetal se ve claramente afectado por los fármacos y la dieta materna: aumento de la actividad tras la ingestión de cafeína o acomodación a los ritmos diurnos de la madre. Todo esto demuestra que los fetos no sólo preparan sus reflejos y sus sistemas para el funcionamiento fisiológico del nacimiento sino que también comienzan a aprender sobre el mundo social en el que se integrarán.

Cambios Psicológicos en los padres
El niño viene a parar a un mundo que lo precede. Un conjunto de leyendas, historias, expectativas, ya están allí y es hablado aún antes de entrar en escena. Junto con la evolución del comportamiento fetal se producen cambios en el psiquismo de los padres. Al comienzo del embarazo aparecen sentimientos ambivalentes: alegría y temor ante el cambio de vida que supone la crianza y pueden surgir conflictos en la pareja. El lugar del niño en el deseo de su padre o de su madre, está en relación con múltiples dimensiones, conscientes e inconscientes. Para cada uno de los padres se vuelve a poner en juego su posición de hijo en relación con los propios padres. El padre y la madre tienen que franquear respectivamente el pasaje entre el hombre y el padre, entre la mujer y la madre, del dos de la pareja al tres que implica el nacimiento del hijo. Alrededor de la semana 20, cuando el feto comienza a moverse, o antes quizás, frente a una visualización ecográfica, la comprobación de que el feto existe como ser separado puede provocar sentimientos encontrados. Estas expectativas respecto al hijo por venir, el hijo ideal, investido a partir del narcisismo de sus padres, pueden coexistir con preocupaciones concientes o inconcientes con respecto a la salud del niño, así como con ensayos mentales acerca de cómo afrontarían la malformación o la enfermedad.
Ya cerca de la finalización del embarazo la madre logra sostener un “diálogo” con su hijo percibiendo respuesta a sus mensajes y comenzando a adscribirle una personalidad individual y una capacidad de supervivencia independiente. Cómo está constituida la pareja de padres, si ambos están presentes, si desde el embarazo fueron evolucionando hacia ser más bien padre y madre que marido y mujer, si han ido creando en sus mentes un espacio para el hijo, y si éste se traduce en hechos en la realidad, son ítems semiológicos con los que se puede evaluar la capacidad de la pareja para maternalizarse o paternalizarse.

Todos estos hechos y estas preguntas pueden hacer resonar ciertos momentos cruciales de la historia del padre, de la madre o de la pareja, que marcarán la modalidad de la respuesta que darán a su hijo, y determinarán en cierto modo su futuro. El vínculo madre-hijo y la salud de la trama familiar pueden y deben ser estudiados y estimulados aún antes del nacimiento por parte del equipo de salud.

El CUIDADO DE LA SALUD PRENATAL
Las características específicas de esta etapa de crecimiento y su influencia sobre el desarrollo cognitivo y psicosocial que tendrá lugar más tarde están profundamente influidos por el contexto, ya que la familia, la sociedad y la cultura tienen la facultad de promover o inhibir el desarrollo prenatal. La influencia de las actividades y hábitos relativos a la salud de la madre, por ejemplo, las costumbres y leyes de su cultura en relación con la salud, la enfermedad y las diferentes noxas perjudiciales, prepara mejor a unos recién nacidos que a otros para una vida larga y saludable.
Vulnerabilidades y Amenazas para el desarrollo prenatal Por ser un período de cambio sorprendente también lo es de vulnerabilidad. La morbilidad es la mayor durante el período prenatal. Cerca del 30% de las gestaciones termina en aborto espontáneo, que es más frecuente durante el primer trimestre a causa de las anomalías cromosómicas o de otro tipo. Las malformaciones congénitas importantes afectan alrededor del 2% de los recién nacidos vivos.
Atraviesan la placenta múltiples agentes: virus, bacterias, fármacos, químicos, tipos de radiación y contaminantes medioambientales. Cada teratógeno actúa según la particular vulnerabilidad del huésped, la dosis y la persistencia de la exposición ya que los sistemas orgánicos son muy sensibles durante su período crítico, el de su máximo crecimiento y diferenciación, como lo es el de organogénesis del primer trimestre. Los efectos de estos agentes varían desde defectos evidentes hasta sutiles signos de retraso cognitivo o deficiente control de los impulsos.
Son factores de riesgo teratogénico una historia familiar de stress y bajo nivel socioeconómico, un feto masculino y/o con predisposición genética, una madre desnutrida, mayor de cuarenta años o menor dieciocho, un período intergnésico menor de un año, un control prenatal tardío, la aparición precoz del factor teratogénico en altas dosis y repetida exposición, así como la coexistencia de varios de los anteriores factores.

Factores teratogénicos específicos
Infección Intrauterina: La fiebre inexplicable, un rash cutáneo o el retraso del crecimiento intrauterino hacen sospechar rápidamente su presencia. El problema es que, muchas infecciones devastadoras pueden cursar en forma asintomática durante el embarazo, como el caso de las madres colonizadas con streptococo beta hemolítico grupo B, selectivamente patógeno para el recién nacido y otras infecciones graves. La relación entre Infección intrauterina e infección materna previa puede darse de la siguiente manera:
– Infección previa que deja inmunidad protectora: Rubéola, Toxoplasmosis y Varicela.
– Infección previa que deja inmunidad relativa: Citomegalovirus y Herpes.
– Infección previa que no deja inmunidad: Sífilis y Tuberculosis.
– Infección previa que constituye un riesgo: Chagas y Hepatitis B.
– Infección con alta morbimortalidad (indicación de evitar el embarazo): HIV

El estudio adecuado debe incluir los antecedentes personales de la madre y su pareja, lugar de residencia, ocupación, infecciones previas, antecedente de enfermedades de transmisión sexual, transfusiones de sangre, revisión de los controles obstétricos actuales y previos. Un buen ejemplo es el caso de la infección por el VIH. Cuando una mujer portadora se embaraza, se arriesga a transmitir al feto la enfermedad durante el embarazo y el parto. Cerca de 1 de cada 4 niños nacidos de madres con HIV tendrá el virus y finalmente desarrollará el SIDA y morirá. Queda claro que la mejor forma de prevenir el SIDA en la infancia es evitar que los adultos se contagien, pero muchas mujeres desconocen su estado de portadoras o enfermas hasta que los exámenes de rutina durante su gestación lo revelan. Detectar esta situación y realizar un correcto control y seguimiento del embarazo permitiría que estas mujeres recibieran el tratamiento con AZT (zidovudina) que reduce enormemente la transmisión prenatal (de 1 de cada 4 a 1 de cada 12).

Fármacos
Luego del desastre ocasionado por la talidomida en la década del 60, numerosas investigaciones detectaron otros medicamentos recetados con potencial teratogénico: tetraciclinas, anticoagulantes, bromuros, fenobarbital, ácido retinoico, litio, diazepam y la mayoría de las hormonas. Otros, de venta libre, también se relacionaron con defectos de nacimiento: aspirina,
antiácidos, grandes dosis de vitamina A y D, etc.

Drogas Psicoactivas
Son llamadas “drogas sociales” el alcohol (Síndrome de alcohol fetal), el tabaco (bajo peso), la marihuana (lesión del SNC), cocaína y crack. (daño estructural de los órganos sexuales, retraso de crecimiento, microcefalia, daño cerebral, convulsiones fetales, daño cardíaco, pérdida de los sentimientos maternales). También la heroína puede causar anomalías físicas, aumento del riesgo de prematurez y complicaciones postnatales, aunque los efectos más insidiosos son, en su mayoría, conductuales, incluyendo en este concepto los trastornos del aprendizaje a largo plazo, el autocontrol deficiente y la irritabilidad. Los efectos de una droga potenciarse con los de otras, que a su vez, se asocian a un ambiente postnatal tóxico de inestabilidad, malos tratos, cuidadores múltiples o abandono.

Riesgos medioambientales
Las mujeres embarazadas están expuestas a la contaminación del aire, el agua, los alimentos y en sus lugares de trabajo: monóxido de carbono, plomo, mercurio, policarburos, radiación, pesticidas, pinturas y solventes. Los pesticidas, herbicidas y fungicidas pueden afectar directamente el esperma así como a la embarazada por contacto con la piel y ropas de su pareja. También las drogas y el tabaco disminuyen la calidad del líquido seminal. El esfuerzo físico extraordinario puede entrañar riesgo, pero se ha demostrado que si el trabajo no es excesivo y la madre transcurre la gestación con buenos hábitos y control prenatal tiene embarazos y nacimientos más sanos que las mujeres desempleadas.

Factores de protección:
Nutrición adecuada
El aumento de peso ideal depende del peso anterior al embarazo. En las mujeres que comienzan su embarazo desnutridas, no sería aceptable un aumento menor de 7 kilos. Algunos autores piensan que en una mujer de peso normal el aumento debería variar entre los 12 y 17 kilos. Una dieta basada en alimentos frescos y variados con las calorías suficientes, vitaminas y minerales adecuados, además de servir como fuente nutritiva para la protección de la salud materna, actúa como una primera línea de defensa contra el bajo peso al nacer y protege de diferentes defectos de nacimiento. El abuso de drogas se asocia con malnutrición, así como las complicaciones del hijo de madre adolescente pueden estar relacionadas con dietas inadecuadas y desequilibradas, malnutrición y pobreza. El aumento de peso insuficiente conspira contra la salud fetal y materna, pero las dietas desequilibradas en vitaminas y nutrientes también pueden ser perjudiciales. Se ha demostrado el efecto protector del ácido fólico contra los defectos de cierre del tubo neural comiendo cereales, frutas, verduras de hoja verde y vísceras animales. Sin embargo no debe alentarse la ingestión de polivitamínicos, que pueden producir efectos indeseables en altas dosis (Vitamina A, Hierro). Por otra parte, el exceso calórico y la consecuente obesidad en la madre predisponen a la diabetes e hipertensión. Lo importante es que la dieta sea suficiente y variada.

Atención prenatal
Debería comenzar con la “asesoría prenatal”. Es uno de los factores que más contribuyen a la salud maternofetal. Depende fundamentalmente del nivel socioeconómico de la paciente, pero además de los planes sanitarios dirigidos a proteger aquellos sectores sociales de más riesgo con atención prenatal gratuita.
En un enfoque biopsicosocial, el obstetra que atiende una embarazada no sólo seguirá el desarrollo intrauterino del bebé, sino también, cómo se está estructurando la “placenta familiar” que alojará al recién nacido. La intervención clínica de apoyo (curso de psicoprofilaxis del parto, entrevistas prenatales, aporte de información, preparación para la lactancia, etc.) por parte del equipo de salud es tan importante en el caso de en una adolescente soltera, con un embarazo de riesgo y vulnerabilidad psicosocial, como en el desarrollo de un embarazo normal de una pareja estable y con recursos socioeconómicos.

El apoyo social
Se refiere a la asistencia emocional y hasta material que proporcionan las redes sociales a las que tiene acceso una mujer embarazada. No depende de la dimensión de esa red solamente, sino de la conciencia por parte de la gestante de que ésta exista y que podría recibir ayuda. Alentar a la madre embarazada para que adopte hábitos saludables y se acerque a los centros de salud
para recibir el control prenatal debería formar parte de una estrategia sanitaria organizada desde las instituciones.
El otro factor protector lo constituye sentir que su compañero tiene una actitud positiva sobre el embarazo. Este apoyo activo provoca mayores posibilidades de tener un bebé sano. A su vez todos estos factores combinados potencian su efecto sobre la salud del recién nacido. Como vemos, el éxito del embarazo no depende solamente de los esfuerzos de la futura madre sino también de los efectos producidos por la sociedad en general, la comunidad, la clase médica y la cultura en torno a las políticas de salud pública, desde los programas de atención prenatal hasta los de vacunación adecuada o de educación sexual en los niños y adolescentes. Lo que en un principio parece un tema puramente biológico, sólo puede comprenderse en términos del contexto social específico en el que tiene lugar, con todas las influencia que imponen el nivel socioeconómico, los valores étnicos y las tradiciones culturales. En cada momento del desarrollo de cada individuo, los valores de la familia, de la comunidad y de toda la sociedad despejan el camino a ciertas opciones y lo borran para otras. A pesar de la complejidad del desarrollo prenatal y de los múltiples riesgos, la mayoría de los niños nacen sanos, pero muchos potenciales riesgos futuros podrían evitarse o corregirse con el cuidado de la gestante y de los que la rodean.

EL NACIMIENTO BIOLÓGICO
“El nacimiento biológico del infante humano y el nacimiento psicológico no coinciden en el tiempo. El primero es un acontecimiento espectacular, observable y bien circuscripto; el último es un
proceso intrapsíquico de lento desarrollo” M. Mahler.

El parto
En los últimos meses del embarazo, el útero se contrae y relaja a intervalos irregulares adquiriendo mayor tono muscular y entreabriendo su cuello uno a dos cms. En algún momento del último mes, algunos fetos giran colocándose en posición cefálica. Cuando las contracciones se vuelven fuertes y regulares comienza la primera fase del parto. Estas empujan progresivamente la cabeza del feto hasta que el cuello se abre a 10 cm. Esta primera fase dura entre 8 y 12 horas en las primíparas y de 4 a 7 en los siguientes nacimientos. Inmediatamente comienza la transición, cuando la cabeza desciende al canal de parto. La segunda fase, que puede durar 1 o 2 horas en las primíparas y unos momentos en los partos subsiguientes, comienza cuando la cabeza aparece por la abertura de la vagina que se dilató con cada contracción. Finalmente, el bebé está totalmente afuera, quedando pendiente el alumbramiento o tercera fase, cuando las contracciones expulsan la placenta.
Algunas veces, por dificultades propias del proceso de parto (distocias) o por riesgo fetal (prematuros de muy bajo peso, etc) como también por indicaciones maternas (cardiopatías, nefropatías, eclampsia, etc), puede que deba realizarse una cesárea. Otras, lamentablemente, la operación es indicada por causas ajenas a la salud de la madre y el niño.

Los primeros momentos
Si el recién nacido tuvo la suerte de pertenecer al grupo francamente mayoritario de aquellos que nacen sin problemas, si el equipo obstétrico logró respetar y cuidar el proceso natural del parto en lugar de asumir su control “medicalizándolo”, si el niño logró disfrutar alerta, respirando y llorando por su cuenta de los primeros minutos de vida sobre el pecho de su madre, si consiguió eludir el “secuestro” en la nursery, puede que ese, sea uno de los días más felices de su vida. La clase médica, en ocasiones, impone arbitrariamente condiciones adversas en nombre
de un supuesto rigor académico. Los obstetras, neonatólogos, enfermeras, pediatras, debemos comprender que somos privilegiados testigos de un acontecimiento que nos excede, un hecho natural al que tienen derecho sus protagonistas.
“El apego existe para el ser humano en cuanto mamífero, pero los animales abandonan a la cría defectuosa. Para el humano no hay selección natural, porque su función simbólica difiere completamente del instinto animal. Por desgracia, poco a poco se ha ido desvirtuando el lenguaje materno natural al separar a la madre del lactante en el momento del parto. Cada pequeño no es
más que el hijo de la ciencia y no de su madre durante los días que éstos permanecen en la clínica. Actualmente se ha acumulado suficiente evidencia como para no repetir estas torpezas”. F. Dolto.

La implantación extrauterina.
Luego del parto, el niño deja de estar aislado de las duras condiciones externas. Ya no están garantizados ni el oxígeno ni los nutrientes que aportaba el cordón umbilical. Sus deseos y necesidades serán satisfechos solamente a veces. El bebé humano es una unidad biológica sumamente compleja pero inmadura y, justamente por esto, los recursos necesarios para afrontar la supervivencia demandan un costo mayor. En el alto grado de organización de su psiquismo reside tanto su fortaleza como especie, como su vulnerabilidad.
El niño al nacer se implanta, bien o mal, en una red grupal humana. Esta, la familia, aporta la identidad desde lo biológico, lo psicológico y lo social, dejando algo así como la marca en el orillo.
“El nacimiento extrauterino marca formalmente el reconocimiento como individuo, siendo el nacer el episodio más violento en toda la historia de su individuación. Es percibido como un individuo de la especie. Pero depende absolutamente de los individuos maduros de su especie para sobrevivir. Para poder ser reconocido como humano, deberá ir acuñando procesos en el nivel de lo psíquico y en esto consistirá su humanización progresiva. La humanización se produce por el íntimo intercambio con las personas a su alrededor. Del interjuego entre las pulsiones por llenar con el medio proveedor surgirá el poder de preservar la vida, instalándose así las bases del psiquismo temprano, el inicio del órgano mental. El desarrollo de este órgano y su maduración es de armado post natal. Esta ligazón afectiva se traduce en un vínculo que actúa a modo de cordón umbilical, no tangible, pero vigoroso transportador….La placenta biológica intrauterina queda ahora
transformada en una placenta igualmente real, tan real que sin ella se muere”. A. Pérez.
La trama íntima de la familia, a su vez, se modifica. Los hijos se hacen padres, los padres, abuelos, el primer hijo, hermano, los hermanos, tíos y así la dinámica familiar se transforma cambiando la posición de cada uno de sus componentes. Cada nacimiento afecta a todo el grupo, replanteando la dinámica entre la vida y la muerte. Para los padres, el hijo es un triunfo frente a la propia finitud. Para los abuelos, la posibilidad de alcanzar la inmortalidad.

El pediatra y su enfoque
Luego del nacimiento, el pediatra es el primer acompañante especializado del proyecto familia, ya que el equipo obstétrico cesó de intervenir. Asiste a la vulnerabilidad, a uno de los acontecimientos más emocionantes de la vida, al momento histórico de constitución de una familia, la base misma de la matriz narcisista de cada uno de los participantes de este ritual de iniciación. En este aspecto, el pediatra, debe estar capacitado para una minuciosa exploración semiológica: cómo es la recepción y conexión con el bebé desde el momento del nacimiento, cómo
lo aceptan, cómo lo incorporan, qué espacio se hace el bebé, cómo funcionan frente a la lactancia y frente a la resolución de las demandas, si muestran aceptación o rechazo, cómo responden los
padre a una u otra emoción del bebé, si sus respuestas son las adecuadas, cómo han previsto las necesidades de la familia.
Este enfoque plantea una modificación del rol pediátrico, dado que la relación médico paciente en pediatría posee una particularidad: el pediatra es el único vector legalizado y con ascendiente en la comunidad para acceder al núcleo familiar a través del emergente que es el niño.
Sería muy saludable que nuestra formación incluyera más y mejores conocimientos acerca de biología, psicología, antropología, salud pública, economía, etc., que, junto con la habilidad para trabajar interdisciplinariamente nos ayudarían a construir un enfoque ecológico del paciente y su familia.

Conclusión
Como vemos, el nacer es más que el nacimiento. No es un hecho puntual, es un proceso más complejo que va siendo acuñado desde muy lejos y transcurre hacia el futuro entrelazado en la vida y la historia de varias personas y generaciones de una misma familia. “He recogido fragmentos del pasado, los he unido en un haz, y he tenido la visión de un cordón luminoso que nos mantiene sólidamente unidos”. El árbol de la Gitana, A. D. Ortiz.

Bibliografía
“El Desarrollo de la Persona desde la Niñez a la Adolescencia”. K.S. Berger, R. A. Thompson. Panamericana, 4ta Edición, 1997.
“El niño, la familia, el pediatra “. Aurora Pérez. Psicoanálisis. Pediatría, Familia y Derecho. Mayo 2001.
“El psicoanálisis frente a la prevención perinatal”. Francois Anserment. (Lausanne). El Niño, volumen 10, Febrero de 2002. Centro Interdisciplinar de Estudios del Niño.
“La Causa de los Niños”. Francoise Dolto, Piados,1985. Nelson. Tratado de Pediatría. Volumen 1. Decimoquinta Edición. 1996. Mc Graw-Hill Interamericana. Pronap. Infecciones Perinatales. Módulo 2. Sociedad Argentina de Pediatría. 1998.

Temas de Familia y Pediatría. R. Berezovsky de Chemes, E. Fina de de la Fuente, D. Kipman, M. Mannini, C. Misrahi, A. Naouri, C. Needleman, A. Pérez, G. Raimbault, F. Riterman. Eudeba,
Publicación del Comité de Psicopatología Infanto-Juvenil y Familia de la Sociedad Argentina de Pediatría. 1987.

AUTOR Dra. Liliana Ortega
Publicado en: Dr. Fernandez de Rosa, “Pediatría”. Capítulo 9 “EL PROCESO DE NACER. Buenos Aires, 2003.

Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT)

2 Comments

  1. Sara

    Hola, quisiera por favor información de que entregan y que no para saber cómo tengo que preparar el bolso maternal. Muchas gracias

    • Comunicación Institucional

      Buen día estimada Sara, la institución provee de ropa y pañales para el bebé durante todos los días de internación. Sólo deberás traer una muda de ropa para el día del alta. Saludos cordiales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hacé click en el ícono de WhatApp para comunicarte con nuestras operadoras.
Atendemos de lunes a viernes de 8 a 21hs y sábados de 8 a 13hs